La Luz Prestada – Reflexión

Comparte

A continuación la historia de La Luz Prestada. Un antiguo relato chino. 

Hubo una vez una mujer muy, pero que muy pobre, que trabajaba en un taller. Las obreras llevaba cada una una lámpara de aceite para iluminar la estancia. Pero esta mujer, al ser tan pobre, no tenía dinero para comprar aceite.Un día, las otras mujeres decidieron expulsarla del taller.

– Si no vienes con tu lámpara encendida, como las demás, no puedes estar aquí. No es justo que nosotras traigamos una y tú no.

La mujer, apenada, dijo:

– Es cierto, yo no tengo dinero para comprar aceite para la lámpara, y por eso vengo todos los días antes, barro el suelo y os arreglo los asientos para que estés cómodas. A cambio, vuestras lámparas iluminan la estancia lo suficiente. ¿En qué puede molestaros que yo use la luz de vuestras lámparas a cambio de mi trabajo extra?

Las compañeras, avergonzadas, le dieron la razón y decidieron que debía quedarse en el taller.

La historia de La Luz Prestada nos enseña…

Apegarse demasiado a lo que aún no se tiene puede hacer que perdamos lo que ya poseemos. Es importante valorar lo que tenemos y no dejar que nuestros deseos nublen nuestra visión de lo que realmente importa en la vida.

Aprender a valorar lo que tenemos en lugar de enfocarnos en lo que no tenemos puede requerir un cambio de perspectiva y una práctica constante. Aquí te comparto algunas estrategias que podrían ayudarte:

1. Practica la gratitud: Dedica unos minutos al día para reflexionar sobre las cosas por las que te sientes agradecido. Puedes hacer una lista o simplemente pensar en ellas. Agradecer por lo que tenemos nos ayuda a poner en perspectiva lo que realmente importa en nuestras vidas.

2. Enfócate en el presente: A veces, nos preocupamos tanto por el futuro o nos lamentamos por el pasado que nos perdemos del presente. Trata de enfocarte en el aquí y ahora y aprecia lo que estás experimentando en este momento.

3. Compara menos: La comparación constante con los demás puede hacernos sentir insatisfechos con lo que tenemos. Trata de enfocarte en tus propias metas y logros en lugar de compararte con los demás.

4. Haz una lista de tus fortalezas: En lugar de enfocarte en lo que no tienes, haz una lista de tus fortalezas y habilidades. Reconocer tus propias habilidades y logros puede ayudarte a sentirte más seguro de ti mismo y valorar lo que ya tienes.

5. Sé consciente de tus pensamientos: Presta atención a los pensamientos negativos que tienes sobre lo que no tienes y trata de cambiarlos por pensamientos positivos sobre lo que sí tienes. Por ejemplo, si estás pensando «No tengo suficiente dinero para comprarme un auto nuevo», trata de cambiarlo por «Agradezco tener un auto que me lleva a donde necesito ir».

6. Practica el desapego: A veces, estamos tan apegados a ciertas cosas que nos impiden valorar lo que ya tenemos. Trata de practicar el desapego y aprende a disfrutar de las cosas sin necesidad de poseerlas.

7. Ayuda a los demás: A veces, ayudar a los demás puede ayudarnos a apreciar lo que tenemos. Pasa tiempo con personas que tienen menos que tú y aprende a valorar lo que ya tienes en tu vida.

Recuerda que valorar lo que tenemos en lugar de enfocarnos en lo que no tenemos es un proceso constante y requiere práctica. Pero al hacerlo, podemos encontrar una mayor satisfacción y felicidad en nuestras vidas.

¿Crees que tienes un apego excesivo a tus bienes materiales o tal vez valoras muy poco todo lo relacionado al mundo material?

Te leo en los comentarios. Muchas gracias por llegar hasta acá.

Con cariño siempre.

Comenta y comparte

Un comentario en «La Luz Prestada – Reflexión»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Devela un mundo milenario

Nuestras redes