¿Qué es el Feng Shui? Un arte milenario para armonizar tu entorno

Comparte

Introducción:

El Feng Shui es un antiguo sistema filosófico chino que tiene como objetivo armonizar el entorno en el que vivimos para promover el flujo de energía positiva y mejorar nuestra calidad de vida. A través de la disposición consciente de los espacios y la selección cuidadosa de elementos decorativos, el Feng Shui busca crear un ambiente equilibrado que favorezca la salud, la prosperidad y la felicidad. Hoy exploraremos los fundamentos y principios básicos del Feng Shui y cómo puedes aplicarlos en tu hogar u oficina.

Al comenzar con la definición de cualquier término siempre buscamos que sea lo más preciso y exacto posible, y desde luego que se encuentre dentro de nuestra comprensión, mas sin embargo existen muchas definiciones simples, no poseen mayores problemas para ser captadas por el público en general, el problema con esto, con la falta de detalles, puede reflejarse en la interpretación que usted amigo lector pueda tener, ya que para aprender del Feng Shui es requisito indispensable saber de qué se está hablando, es por ello que este será uno de varios artículos sobre este tema tan usado hoy día.

Definición de ¨Que es el Feng Shui¨ según el libro de Terah K. Collins

Lo bueno de aquello que no tiene mucho detalle, es que al principio podemos recoger con facilidad una idea y dependiendo de cómo sea su desarrollo, permanecerá o no en nuestros recuerdos. Bueno, para aprender del Feng Shui lo primero que debes saber es que tiene varias definiciones, es por ello que utilizaremos como referencia el libro Feng Shui habitación por habitación de Terah K. Collins  para ser más precisos en ciertos temas. La autora define el Feng Shui como “…el estudio que trata sobre cómo organizar tu mundo exterior para potenciar tu mundo interior, potenciar tu mundo exterior para desarrollar tu mundo interior…”

En su obra, esta definición se coloca como una espiral, donde básicamente una acción lleva a otra y esto no para de crecer, sigue y sigue hasta el infinito, donde las palabras clave serian, organizar, potenciar y desarrollar, estas tres palabras serán de suma importancia para obtener buenos resultados si se desea aprender del Feng Shui. La idea fundamental detrás de esto es generar armonía en el entorno donde se vive, es decir, su casa o apartamento. Collins dice : “La meta principal del Feng Shui es aportarte armonía y aportarla a tu hogar, de modo que no tengas que “sobrevivir” a los temporales sino que puedas prosperar en un paraíso que tú mismo hayas diseñado”.

El origen del Feng Shui:

El Feng Shui tiene sus raíces en la antigua China, donde se desarrolló hace más de 3.000 años. Literalmente, la palabra «Feng Shui» significa «viento y agua», y se basa en la observación de la naturaleza y su influencia en el ser humano. Los antiguos practicantes del Feng Shui creían que la energía vital, conocida como «chi», fluía a través de nuestro entorno y que debía ser canalizada adecuadamente para promover la armonía y el bienestar.

Principios básicos del Feng Shui:

  • El flujo del chi: Según el Feng Shui, el chi debe poder fluir libremente por nuestro entorno. Para ello, es esencial mantener los espacios ordenados y despejados de obstáculos. Evita el amontonamiento de objetos y asegúrate de que los muebles estén dispuestos de manera que permitan un flujo suave y sin obstrucciones.
  • El equilibrio y la simetría: El Feng Shui busca equilibrar las energías yin y yang presentes en nuestro entorno. La energía yin se asocia con la calma y la relajación, mientras que la energía yang está relacionada con la actividad y la vitalidad. Es importante lograr un equilibrio armonioso entre ambos. La simetría en la disposición de los objetos y los colores puede ayudar a lograr este equilibrio.
  • Los cinco elementos: El Feng Shui se basa en la interacción de cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal y agua. Cada elemento tiene sus propias características y se asocia con diferentes aspectos de la vida. El equilibrio adecuado de estos elementos en un espacio puede influir positivamente en nuestra salud y bienestar. Por ejemplo, el agua se asocia con la riqueza y se puede representar mediante fuentes o acuarios.
  • La orientación y la ubicación: El Feng Shui también presta especial atención a la orientación y la ubicación de los edificios. Se cree que la forma en que un edificio se sitúa en relación con su entorno puede afectar la energía que fluye hacia él. Por ejemplo, es deseable que la entrada principal de una casa o un edificio de oficinas esté orientada hacia una dirección favorable, como el sur, el este o el sureste.

Aplicando el Feng Shui en tu vida:

  • El hogar: Para aplicar el Feng Shui en tu hogar, comienza por despejar el desorden y asegurarte de que los espacios estén limpios y ordenados. Utiliza colores y elementos decorativos que te transmitan sensaciones de calma y serenidad. Además, presta atención a la disposición de los muebles y la iluminación para crear un ambiente equilibrado.
  • El lugar de trabajo: El Feng Shui también se puede aplicar en tu lugar de trabajo para mejorar la productividad y el bienestar. Organiza tu escritorio de manera que te sientas cómodo y puedas moverte con facilidad. Coloca plantas que purifiquen el aire y te conecten con la naturaleza. Además, evita tener elementos que generen distracciones o bloqueen el flujo de energía.
  • El entorno exterior: No olvides que el Feng Shui también tiene en cuenta el entorno exterior. Cuida tu jardín o balcón, manteniendo las plantas sanas y eliminando cualquier elemento que esté en mal estado. Crea espacios de descanso y relajación al aire libre donde puedas disfrutar de la naturaleza.

Escuelas básicas de Feng Shui:

Ahora que tienes una idea de su objetivo, pasaremos a explicar dos escuelas básicas del Feng Shui; La escuela de La forma y de la brújula. Lo interesante sobre ambas es su antigüedad, existen desde el siglo IX d.C., y además fueron las que lograron sobresalir de 100 escuelas que existían en la antigua China, sus métodos han sido las bases para aprender del feng shui, desde esa época hasta la actual, claro, con sus debidas actualizaciones, pero el fundamento sigue siendo el mismo.

Diferencias entre las escuelas y su interpretación del Feng Shui: 

“La escuela de la forma se centra en la organización de las “formas” u objetos dentro de una casa y alrededor de la misma para conseguir el máximo de chi (energía vital). Esta escuela de Feng Shui es más un arte que una ciencia estricta; es muy flexible porque se ajusta a las necesidades y respeta los gustos personales de los clientes, a la vez que potencia elm flujo del chi”.

Por otro lado tenemos la escuela de la brújula, a diferencia de la primera esta es más una ciencia, gracias al uso de la brújula china, y por lo tanto su enfoque es analítico, es decir, se realizan cálculos. La autora en su obra dice:

“La escuela de la brújula confía en el uso del Luo Pan, o brújula china, y en la fecha de nacimiento de los propietarios de la casa para evaluar los entornos. La escuela de la brújula, al basarse en los resultados numéricos, es especialmente útil  cuando estás construyendo tu casa y puedes elegir dónde colocar las habitaciones, las puertas y las ventanas.”

De seguro, usted amigo lector se preguntará cuál de las dos será la más práctica al momento de su aplicación, bueno, esto dependerá de los gustos que usted posea y con qué estilo se sienta más cómodo. Sin embargo, la práctica de Terah K. Collins le permite afirmar que la escuela de la forma, es la mejor para aprender del Feng Shui gracias a la facilidad para integrar el estilo de vida occidental.

Para finalizar:

El Feng Shui es un arte milenario que nos invita a reflexionar sobre la influencia que tiene nuestro entorno en nuestro bienestar físico y emocional. Al aplicar los principios del Feng Shui en nuestros espacios, podemos crear ambientes armoniosos que promuevan la energía positiva y nos ayuden a alcanzar nuestros objetivos. Recuerda que el Feng Shui no se trata solo de la disposición de los objetos, sino también de cultivar una actitud consciente y respetuosa hacia nuestro entorno. Al hacerlo, podemos crear un equilibrio beneficioso en nuestras vidas y aprovechar al máximo el poder transformador de nuestro entorno.

Comenta y comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Devela un mundo milenario

Nuestras redes